Noticias AAM
Medios y plataformas

Chile, una audiencia informada

marzo 26, 2018

Todos los años, el Consejo Nacional de Televisión (CNTV) da a conocer las estadísticas sobre la oferta y consumo de las programaciones en televisión abierta. Durante el pasado año, la procedencia de los programas fue, básicamente, nacional, y registró un alza con respecto a 2016.

Esto se debe a las extensas coberturas de hechos noticiosos como los incendios en la zona central del país y las elecciones presidenciales y parlamentarias. El género informativo es el que tiene mayor pantalla, el más visto por los televidentes: un 28,1% de los consultados dice ver noticias en algún momento del día, cifra mayor a la de 2016 de un 19,2%.

En segundo lugar predominan los programas misceláneos, donde se incluyen los matinales. Seguido de estos, encontramos los programas de conversación y por último las teleseries, series y miniseries que pueden ser de procedencia nacional o extranjera. En este ítem, siguen teniendo un lugar destacado las ficciones de origen turco.

Óscar Reyes, presidente del CNTV, aseguró: “Las audiencias privilegian los contenidos nacionales en televisión por la identificación y representación que establecen con ellos. En el caso de las telenovelas, que si bien hay un aumento en la oferta de teleseries extranjeras, los telespectadores valoran aún más, las nacionales porque son cercanas y nos identifican con situaciones, experiencias, formas de vida, de comportamiento, los lugares, los paisajes y, por supuesto, nuestro lenguaje”.

En relación a la programación infantil, aparece una cifra llamativa, ya que durante el 2017 la oferta dedicada a los niños, fue solo de un 2%. El año pasado, en tanto, la oferta anual alcanzó el 3,1%.

Para finalizar, el estudio se focaliza tanto en la oferta como en el consumo de programación cultural, la que es de especial interés del CNTV, ya que desde 2014 la normativa exige que los canales exhiban un mínimo de cuatro horas semanales de espacios de este tipo. En términos totales se transmiten más de cinco horas de programación cultural a la semana por canal.

“Con la nueva normativa de programación cultural, hemos visto un esfuerzo de los canales para organizar sus parrillas, adecuar sus horarios e insertar nuevos contenidos programáticos. Los resultados son positivos”, concluye Reyes.

Noticias Relacionadas