Noticias AAM
Eventos y sociales

TEMPORADA DE FESTIVALES 2019

febrero 25, 2019

LAS MARCAS ESTÁN DONDE ESTÁ LA GENTE

 

 

La temporada veraniega es ideal para pasar un buen momento con los amigos o con la familia, y si el contexto lo pone la música y el humor tanto mejor. Desde hace algunos años así lo han entendido las marcas, las que en alianza con distintos municipios a lo largo de Chile han hecho posible múltiples iniciativas, algunas con un carácter netamente local y otras con alcance nacional, gracias al compromiso de los medios de comunicación, especialmente de la TV abierta o vía streaming.

 

Pero ¿a qué se debe el fenómeno? ¿obedece a una moda pasajera o estos eventos masivos son un

canal en sí mismos para conectar con las audiencias?

 

 

Sin duda el ícono de estos eventos es el Festival de la Canción de Viña del Mar que ya cumple 60 años y que en su versión 2019 será trasmitido en alianza por TVN, Canal 13 y las cadenas internacionales Fox Channel y FOX life, pero aunque no se discute su posicionamiento también es cierto que existen otras iniciativas que se han ganado un merecido espacio y que con un formato algo diferente, acaparan la atención del público y los avisadores, como es el caso del festival Lollapaloza, presente en Chile desde 2011 y que se desarrollará el próximo mes de marzo.

 

 

Frente a este panorama, nos preguntamos ¿cuántas iniciativas de este tipo existen actualmente? y ¿cuáles son transmitidos por un medio de comunicación y a través de qué soportes? Pudimos catastrar más de 30 eventos con un formato festivalero, pero sin duda quedaremos cortos si nos vamos al detalle regional o si ampliamos el análisis a grandes espectáculos que se toman los espacios públicos y que no tienen a la música como pilar fundamental, como podrían ser festival Santiago a Mil (teatro) o el Paris Parade (desfile).

 

En esta oportunidad nos centraremos en aquellos formatos de Festival más tradicional, vale decir, varias jornadas de duración, con la música como elemento central, y aquí además del citado certamen viñamarino tenemos otros destacados exponentes como el Festival del Huaso de Olmué y La Fiesta de la Independencia de Talca, ambos transmitidos este año por TVN o el Festival de Las Condes, a cargo de Canal 13.

 

En cuanto al financiamiento y acceso, en su mayoría cuentan con el amplio respaldo de un Municipio a través de la entrega de fondos, facilitando el espacio, seguridad pública y otros, en este ítem aparecen los avisadores quienes, vía la compra de auspicio, cuyos valores llegan hasta $1.500.000.000 (auspicio platino para el Festival de Viña del Mar 2019) o de una franquicia tributaria, concurren al total o gran parte del financiamiento. La otra parte de los costos son cubiertos a través de la venta de entradas con valores que van desde los $1.500 por persona en Festival de la Pampilla hasta los $436.800 por pase para 3 días a Lolla Lounge Premium en Lollapalooza y otros son de acceso gratuito.

 

Así las cosas, parecen ser un excelente escenario para las marcas dada la gran cantidad de público que congregan en un mismo espacio, en un contexto alegre y distendido, por ejemplo en Lollapalooza 2018 asistieron cerca de 250.000 personas, lo que equivale a 5 Estadios Nacionales llenos compartiendo una misma experiencia, y ni hablar de la amplificación que se obtiene a través de los medios de comunicación por los cuales son transmitidos, cuyos ratings pueden llegar a los 50.3 puntos (pick Bombo Fica Festival de Viña 2018) para TV abierta, lo que equivale a más de 1,1 millones hogares (1), y si a esto le sumamos nuevos canales como el streaming, TV regional, Cable, YouTube y Facebook, la amplificación es enorme.

 

La otra cara de esta masificación está dada por la cobertura que consiguen, sobre todo cuando un canal de TV abierta actúa como medio ancla de transmisión y algunos de sus “rostros” como animadores. De allí en adelante la radio, la prensa y las RRSS encuentran una fuente de noticiosa y el círculo virtuoso se perpetua, seguimos hablando de lo que ocurrió la noche anterior y desde distintas perspectivas, ya sea que comentemos el espectáculo artístico, los mejores y peores outfits, chascarros y hasta potenciales “romances”.

 

Sin duda una gran plataforma y todas las marcas quieren ser vinculadas a grandes y memorables momentos, ninguna se quiere quedar afuera y ven en este tipo de espectáculos la posibilidad de asociadas a los valores que de ellos pueden desprenderse, entendiendo que en este contexto la competencia va mucho más allá de la propia categoría. Las marcas lejos de buscar la exclusividad apuestan por la masividad de estos eventos para conversar con potenciales clientes/consumidores en un ambiente distinto al tradicional, mucho más “relajado” que han venido preparando desde hace un rato con cada vez más novedosas estrategias multiplataformas, así puedo por ejemplo enterarme por la radio de un concurso para ganar entradas vía redes sociales, o bien compartir por YouTube la propia interpretación de las canciones de mi artista favorito y anotarme en un concurso busca talento…la creatividad no tiene límites para ampliar el antes y el después del evento.

 

Visto así, los Festivales del verano están lejos de emprender la retirada y las marcas seguirán encontrando en ellos un escenario para hacer el match perfecto con amplias audiencias aprovechando la buena disposición que nos proporciona el buen clima y las vacaciones.

 

 

Noticias Relacionadas