Columnas y Entrevistas
Columnas

LA VOZ DE NUESTROS EQUIPOS CÓMO VIVEN EL TELETRABAJO EN LAS AGENCIAS DE MEDIOS

agosto 13, 2020

Pasan los días, la cuarentena sigue instalada en el país y en AAM continuamos conversando con la diversidad de colaboradores de las Agencias de Medios. Nos interesa su experiencia integral y más allá de lo estrictamente laboral que por cierto es parte importante de sus vidas, queremos saber cómo viven el encierro, cómo se sienten intentando compatibilizar roles laborales y domésticos que muchas veces no tenían, si extrañan a sus colegas, a la empresa donde trabajan y cómo proyectan el futuro del trabajo post COVID.

Los invitamos a leer y compartir, tres nuevos e interesantes testimonios.

Daniela Mimó – Secretaria Recepcionista – HAVAS MEDIA GROUP

A mi juicio el teletrabajo ha funcionado perfecto y en ocasiones diría que incluso mejor porque se dedican más horas a realizar el trabajo en profundidad. Eso sí, creo que es más difícil para las personas con hijos, pero si hay organización se puede llevar la situación sin mayores problemas.

La relación con el equipo se ha mantenido igual, tal vez la única diferencia es no verse en forma presencial, pero el vínculo laboral sostiene bien a través de videollamadas, chats o correos. En cuanto a mi disposición y actitud, puedo decir que desde el día uno ha sido la mejor y la mantengo, estoy con ganas de ayudar en lo que pueda y aprender más cosas para apoyar en distintas áreas.

En mi experiencia ha sido fácil compatibilizar mi vida laboral con la familia, por lo que si existiera la posibilidad si me gustaría compartir jornadas presenciales y remotas, aunque la verdad creo esto aplica más para otras áreas de la Agencia más que para mí, ya que como Secretaria perfectamente puedo seguir ayudando de forma remota a las áreas que lo requieran, pero como Recepcionista debo estar en mi puesto de trabajo presencial en la empresa.

Diego Quintanilla – Planificador de Medios – WAVEMAKER

Hasta el momento teletrabajar ha funcionado bien, obviamente algunos procesos han dejado de ser muy expeditos, pero he podido cumplir con las mismas tareas que hacía cuando iba en la Agencia.

Aparte de los canales para comunicarse creo que la dinámica del equipo no ha cambiado mucho, se ha mantenido una buena relación, seguimos hablando a diario como si estuviésemos trabajando de manera presencial, intentando respetar el horario, aunque a veces es casi imposible. Nos vemos muy seguido por videollamada en reuniones, instancia que aprovechamos también para ponernos al día.

Si pienso en mi actitud creo que lo he afrontado bien, hasta ahora he cumplido administrando el tiempo, considerando que puede haber bastantes distracciones estando en casa, pero en general me organizo en la mañana o el día anterior para ver lo que tengo que hacer durante el día y establecer prioridades que intento cumplir, pese a que es habitual que en el camino vayan pidiendo otras cosas más urgentes. Compatibilizar familia y trabajo no ha sido difícil, o al menos yo no tengo problemas, entienden que estoy trabajando y cuando tengo reuniones tratan de hacer el menor ruido posible, se agradece mucho.

Creo que está más que comprobado que sí podemos trabajar desde la casa, tenemos las herramientas, la disposición y canales de comunicación. Lo mejor sería ir variando y tener algunos días de home office y otros en la Agencia, porque igual es importante mantener comunicación con el equipo de forma presencial, además ya estoy aburrido del encierro.

Alexandra Rivera – Programmatic Planner – PMX-PUBLICIS

Ya que soy más bien introvertida y hogareña, el teletrabajo me ha funcionado bien y todo un alivio, aunque en ocasiones extraño las conversaciones de equipo, comer juntos o simplemente caminar al metro.

Acostumbrarnos al ritmo, espacio, y equilibrar hogar y trabajo, ha sido desafiante, pero en nuestro caso funciona, entre otras cosas porque mi área no se caracteriza por el contacto permanente con clientes. Mientras tengamos computadores y una conexión estable a internet podemos rendir igual.

El equipo es unido y cálido. Cuando estábamos en la oficina era común preguntar y debatir la mejor forma de abordar los temas. Con el teletrabajo, esto no se ha perdido, simplemente la vuelta es más larga porque no siempre el compañero está disponible para consultarle. Nos damos al menos media hora diaria para conversar de cosas laborales y/o hablar de la vida. Todo con el afán de mantener la unión y sobrellevar en conjunto la situación.

El solo hecho de compartir el almuerzo familiar es un plus, antes había días en que solo interactuábamos una hora o menos. Pasar más tiempo juntos también obliga a desarrollar la tolerancia, porque una buena relación puede transformarse si no ponemos de nuestra parte.

Si proyecto el futuro me gustaría un híbrido entre el teletrabajo y jornada presencial. Creo ayudaría a reducir estrés de largas jornadas de transporte y también es un alivio para el bolsillo al evitar la tentación de gastar en cosas innecesarias.

En la próxima edición conoceremos los testimonios de Carolina Morales de ZenithOptimedia,

Cristhian Dittus de Arena Media, y de Maricela Pastene de Initiative.

Noticias Relacionadas