APRENDIZAJES QUE TRASCIENDEN DE CARA AL 2022 Talento Humano y Cultura Organizacional

Ad portas de terminar el año, nos reunimos con el Directorio de AAM para hacer un balance del ejercicio que finaliza e intentar vislumbrar lo que nos traerá el 2022. La conversación derivó rápidamente en lo que denominaron los grandes aprendizajes del último período y también concluyeron en las dificultades para aventurarse respecto del futuro dada la contingencia sanitaria y económica global, así como en lo que respecta exclusivamente al ámbito nacional que suma acontecimientos políticos relevantes.

Nuevas modalidades de trabajo se imponen
Si de consolidación se trata, el teletrabajo lleva la delantera, y de cara al 2022 la modalidad híbrida concita un amplio respaldo tanto a nivel ejecutivo como en las preferencias de los colaboradores.
Al respecto, Mike Castillo, Gerente General de BPN, señaló aquello que considera como el gran cambio y aprendizaje de este ciclo: “Por el giro de nuestra industria siempre enfocada en el servicio, estábamos acostumbrados a quedarnos en la oficina hasta tarde, pero nos dimos cuenta de que el teletrabajo funciona y aunque la jornada muchas veces aún se extiende, hemos podido flexibilizar los horarios. Intentar acotar el total de horas de trabajo diario es el desafío que ahora nos convoca.”
Frente a lo cual Marcela Robledo, Gerente General de PHD, agregó: “Creo que la administración del talento teletrabajando o en un híbrido, nos interpela respecto de establecer nuevos límites como un aprendizaje conjunto, lo que incluye también a los clientes.” Adicionalmente incorporó el factor generacional como otro elemento, enfatizando el justo equilibrio entre formas de pensar propias de los nuevos talentos con las expectativas de los avisadores que tienen otras dinámicas de trabajo.
Y como consolidar nuevas realidades requiere hitos y formalidades “incluso nos tocó estructurar un protocolo, compartirlo con clientes y también con nuestros regionales ya que muchas veces dada la diferencia horaria, los requerimientos fuera de la jornada vienen más de la región que desde los locales.” Indicó Gema Berríos, Managing Director Publicis Media, Chief Integration Officer de Publicis Groupe. También enfatizó en que se debió informar que en Chile teníamos una ley de teletrabajo con horas que respetar, cosa que pese a los temores iniciales, en general fue muy bien acogido por los diferentes actores.
Al cerrar el punto, Andrea Baier, Gerente General de OMD, sentenció: “El contexto, las personas y el negocio cambiaron, estamos viviendo otros tiempos, entonces más allá de lo que nos pasa en cada agencia tiene que ver con cómo culturalmente los chilenos aprendemos a trabajar con una modalidad que combine el online con la presencialidad.” Esto implica trascender los estereotipos a los que estábamos acostumbrados y que van quedando atrás, como podrían haber sido el que somos poco productivos, buenos para el café y otros que en nada ayudan a implementar nuevos formatos que mejoren la calidad vida de todos.

Los talentos que demanda la industria
En sintonía con los cambios del negocio que impulsan las agencias de medios, es relevante la capacidad individual para mejorar habilidades. “Nuevos y reinventados talentos en un mercado ágil, con clientes ágiles, requieren de respuestas en la misma línea y eso tiene que ver con un cambio cultural que es mucho más amplio e integral”, señaló Andrea Baier.
“Hemos visto la alta demanda de profesionales con perfiles más digitales, esto ha incrementado el precio de esos talentos y una rotación nunca vista en la industria, tanto en Chile como en la región.” Precisó Gonzalo Parra, Gerente General de Havas Media. Esta alta demanda se explicaría en parte por el desarrollo del e-commerce que ha traído nuevos actores que buscan esos perfiles para internalizarlos.
En sintonía con lo expuesto, Gloria Lobos, Gerente General de Initiative y Vicepresidenta de AAM hizo referencia a que entendiendo que es un tema de oferta y demanda, es igualmente cierto que mayor precio no necesariamente implica excelencia, enfatizando que “en este sentido los nuevos profesionales tienen el desafío de probar en la práctica que valen realmente lo que hoy se les está pagando.”
Sobre el particular la mesa compartió la necesidad de conciliar cómo conversa este talento más caro con el negocio, “porque históricamente el servicio digital se ha pagado de una forma que no se condice con el nivel de exigencias que tiene, no solo en cuanto talento humano, sino también en la inversión que implica el acceso a plataformas tecnológicas y en las horas/hombre necesarias para operarla.” Precisó Gonzalo Parra.
Los interlocutores también concordaron en que esta incorporación de nuevas generaciones nos interpela a entender que muchas de las cosas que dábamos por sentadas no necesariamente hoy tienen sentido, “en esa línea delimitar horarios, no descuidar el bienestar y retribuir esfuerzos adicionales, son cosas que le hacen bien a la industria. A nosotros nos queda el desafío de traspasarlo adecuadamente a los avisadores para que los consideren en sus presupuestos”, concluyó Gloria Lobos.

Habilidades ejecutivas y competencias blandas para conciliar rendimiento y bienestar
Una de las consecuencias de la pandemia es la salud mental, lo que redundó en el aumento de licencias por estrés, pero que también permitió ampliar miradas y establecer un trabajo más cohesionado con las áreas de Recursos Humanos y Legales.
“Contratamos la asesoría de una psicóloga laboral, esto se tradujo en nuevas competencias a nivel ejecutivo en cuanto reclutamiento y selección de talentos para evitar seguir contratando por aptitudes y desvinculando por actitudes. Paralelamente, a nivel de colaboradores, trabajamos habilidades para la toma decisiones y mejor comunicación con clientes”, fue la experiencia que compartió Gema Berríos.
Asimismo, la mesa concordó en que otro aspecto de aprendizaje ha tenido su correlato concreto en el aumento de consultoría desde la gerencia y RRHH a las áreas legales correspondientes, porque “pensando en el retorno hay cosas específicas que acotar, por ejemplo, que en un modelo híbrido y dependiendo de las funciones habrá, colaboradores que necesariamente tendrán que seguir cumpliendo un horario, sea o no presencial.”
Por otro lado, cuando hablamos de otras destrezas ejecutivas, una competencia transversal que destacó fue la gestión del tiempo, respecto de lo cual Marcelo Rivera, CEO Cono Sur Mediacom & Wavemaker señaló: “Tanto en lo personal, como en los equipos, hemos aprendido a manejar mucho mejor la agenda, lo que se evidencia tanto en calidad como en cantidad de reuniones. Establecer temarios, citar al perfil y número de personas justas para resolver determinadas cosas, y fijar tiempos de duración bien acotados, han sido fundamentales frente a la avalancha de exigencias que vienen de todos los frentes.”
En relación con estos dichos Mike Castillo complementó: “El manejo adecuado de la agenda es un aspecto más de las habilidades cognitivas ya mencionadas que empiezan a marcar la diferencia entre profesionales, y se une a otras destrezas como ser más asertivos en nuestras comunicaciones y respuestas.”
Finalmente, Marcela Robledo indicó que en la conjunción talento-cliente, la industria ha mostrado demandar profesionales con capacidad resolutiva, lo que implica un cambio cultural importante porque pasa por internalizar que “las habilidades blandas al igual que las cognitivas se pueden aprender, y que todos los involucrados tenemos el deber de desarrollar en beneficio de mantener el rendimiento sin afectar el bienestar de las personas que trabajan en la industria”.

INSIGHTS DESTACADOS
• Las llamadas “habilidades blandas”, donde se encuentran la comunicación efectiva, el liderazgo, la autonomía, gestión del tiempo y proactividad, entre otras, han demostrado ser tan relevantes como cualquier otra habilidad cognitiva. Además pueden y deben ser desarrolladas.
• Las nuevas realidades nos presentan dificultades que podemos transformar en desafíos cuyo logro se traduzca en bienestar y mejor calidad de vida.
• En un contexto de incertidumbre y grandes cambios, la actitud y disposición al aprendizaje son tan importantes como la formación académica, los conocimientos técnicos y la trayectoria laboral.
• Tiempos convulsionados requieren tanto de un buen liderazgo como de una administración eficiente, pero es el primero el que permite proyectase y trascender.
• Un buen líder sabe reconocer y disponer de todos los recursos que tiene a su disposición para acometer desafíos impensados. Esos recursos no son solo tangibles como dinero y tecnología, también lo es el talento humano y las habilidades que ellos ofrecen.
• La adaptación no es a cualquier costo, implica tener la intención y ser capaz de generar condiciones para que los talentos se desplieguen en armonía entendiendo que se trata de un proceso en desarrollo.